Educación Financiera en tiempos de Covid-19

Ya sabemos que la pandemia ha afectado a todos los hogares de nuestro mundo, de alguna u otra forma. Hemos visto familias perder a varios miembros y otras familias como sus finanzas se han visto afectadas por falta de educación financiera y falta de ahorros. Por lo tanto, quiero que hablemos de la importancia de tener unas finanzas saludables luego de esta pandemia mundial.

¿Qué pasaría si surge otra situación como esta?

No quiero que pases por una emergencia nuevamente, para poderte educar en tus finanzas personales. Por lo tanto, quiero que saques este tiempo y analices en lo que estarás aprendiendo.

Comencemos con la lección:

1. Analiza tu situación actual- ¿Qué esta pasando con tu trabajo? ¿estas generando dinero? ¿te bajaron el sueldo? Debes poner por escrito lo que esta pasando ahora mismo en tus finanzas, para entonces poder hacer un plan de trabajo atado a tu realidad actualmente.

2. Organízate y planifícate – Para comenzar debes tener metas financieras, tu monitoreo de gastos y presupuesto. En tus metas financieras, vas a identificar todo lo que quieres hacer, creas o no que lo puedas lograr. Realmente ahora no es momento de juzgar los resultados, es momento de identificar lo que quieres hacer para entonces establecerlos en el plan de trabajo.

Luego que hagas este ejercicio, vas a establecer un tiempo en el que vas a hacer tu Monitoreo de Gastos para que anotes cada uno de tus gastos. Esto es para comenzar a identificar el dinero que vamos a utilizar para nuestras metas financieras que estaremos construyendo.

Cuando terminemos de hacer el Monitoreo de Gastos vamos a hacer tu presupuesto. ¿Cómo hacer el presupuesto? En una hoja, vas a determinar todos tus ingresos actuales les vas a restar todos gastos fijos y luego vas a restar tus gastos identificados en el Monitoreo de Gastos, que vendrían siendo tus gastos diarios.

Este ejercicio debes cuadrarlo a cero, para que puedas lograr un presupuesto balanceado.

Cuando logres hacer tu presupuesto debes tener en cuenta que antes de gastar tus ingresos, vas a repasar tu presupuesto y vas a comenzar a gastar según lo hayas determinado en tu presupuesto.

Analizando tus gastos fijos y diarios, para entonces puedas hacer buen uso de tu dinero.
Déjame decirte que los primeros días, semanas y meses, serán de practica. Vas a equivocarte en tu presupuesto y te vas a descuadrar.

Sin embargo, lo importante de seguir practicando hacer y llevar un presupuesto es que vas a descubrir lo que te funciona y lo que no. Vas a comenzar a descartar todo lo que no necesitas hacer e implementarás nuevas estrategias hasta lograr el presupuesto balanceado.

3. Plan de acción- ahora vamos a repasar lo que quieres hacer, tus metas financieras. Estas metas deben ir acorde con tu realidad financiera en estos momentos. No me gusta que dejemos de soñar, pero también debemos ser realista.

Cuando vayamos hacer el plan de acción debemos tener claro con lo que contamos. ¿Cuánto dinero estas generando? ¿Cuánto dinero tienes ahorrado? ¿Cuántas deudas tienes? ¿Cuántas deudas puedes saldar en estos momentos? ¿Cuáles son mis prioridades? ¿Qué gastos voy a evitar para ponerlos en mi cuenta de ahorro o en mi plan de saldo de deudas? ¿Cuánto dinero necesito para cumplir con mis metas financieras?

Todas estas preguntas y más son las que debes contestar para poder crear tu plan de acción.

¿Cómo creas tu plan de acción?

Si quieres ahorrar $500 para tu fondo de emergencia, puede que sientas o pienses que es difícil o imposible porque no generas dinero suficiente. Sin embargo, a mi me gusta dividir mis metas por tiempo para no desesperarme al momento de querer cumplirlas.

Si quisiera ahorrar esa cantidad, tengo que saber en qué tiempo me gustaría ahorrar. Supongamos que en un año quiero ahorrar ese dinero, lo que voy a hacer es que voy a dividir los $500 entre 12.

Una vez haga el ejercicio, y totalice repaso mi presupuesto y pongo esa cantidad en mi presupuesto como un gasto fijo. Ese pago es uno de los primeros que voy a hacer (por no decir el primero) para cuando entre mis ingresos.

Si la cantidad que resulta es muy fuerte, por tu situación actual, vas a añadirle más tiempo hasta que llegues a una cantidad que se acomode a tu realidad financiera.

La clave de cumplir las metas (sean o no financieras) es dividir para conquistarlas.

Cuando tienes un proyecto, lo puedes dividir en diferentes tareas para que puedas ir poco a poco completándolas hasta alcanzar en completar tu meta establecida.

Por esto es por lo que me gusta anotar todo, de esta forma vamos viendo qué quiero, qué me hace falta, cómo voy y cuanto tiempo lo voy a completar.

Cuando haces este tipo de ejercicio, podrás tener un plan de acción más fácil y real a tus posibilidades.

Si no sabes por donde comenzar a trabajar tus finanzas personales, puedes comenzar con el Checklist Financiero que te regalo si te suscribes aquí abajo.

.

Add A Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.